.




jueves, 31 de diciembre de 2015

El perro, el gallo y la zorra - Esopo



Cierta vez un perro y un gallo se unieron en sociedad para recorrer el mundo. Llegada una noche, el gallo subió a un árbol y el perro se recostó al pie del tronco.

Y, como era su costumbre, cantó el gallo antes del amanecer.

Oyó su canto una zorra y corrió hacia el sitio, parándose al pie del árbol. Le rogó que descendiera, pues deseaba besar a un animal que tenía tan exquisita voz.

Le replicó entonces el gallo que por favor, primero despertara al portero que estaba durmiendo al pie del árbol.

Y entonces el perro, cuando la zorra buscaba como establecer conversación con el portero, le saltó encima descuartizándola.

Moraleja:

Es inteligente actitud, cuando encontramos un enemigo poderoso, encaminarlo a que busque a otros más fuertes que nosotros.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic


miércoles, 30 de diciembre de 2015

El perro de pelea y los perros sencillos - Esopo



Un perro había sido muy bien alimentado en una casa y fue adiestrado para luchar contra las fieras.

Un día, al ver un gran número de ellas colocadas en fila, rompió el collar que le sujetaba y rápidamente echó a correr por las calles del pueblo. Lo vieron pasar otros perros, y viendo que era fuerte como un toro, le preguntaron:

-- ¿ Por qué corres de esa manera?

-- Sé que vivo en la abundancia, sin hambres, con mi estómago siempre satisfecho, pero también siempre estoy cerca de la muerte combatiendo a esos osos y leones -- respondió.

Entonces los otros perros comentaron:

-- Nuestra vida es en verdad pobre, pero más bella, sin tener que pensar en combatir con leones ni osos.

Moraleja:

Las grandes ganancias, siempre van acompañadas de grandes riesgos.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 29 de diciembre de 2015

El perro y el cocinero - Esopo



Preparó un hombre una cena en honor de uno de sus amigos y de sus familiares. Y su perro invitó también a otro perro amigo.

-- Ven a cenar a mi casa conmigo -- le dijo.

Y llegó el perro invitado lleno de alegría. Se detuvo a contemplar el gran festín, diciéndose a sí mismo:

--¡Qué suerte tan inesperada! Tendré comida para hartarme y no pasaré hambre por varios días.

Estando en estos pensamientos, meneaba el rabo como gran viejo amigo de confianza. Pero al verlo el cocinero moviéndose alegremente de allá para acá, lo cogió de las patas y sin pensarlo más, lo arrojó por la ventana. El perro se volvió lanzando grandes alaridos, y encontrándose en el camino con otros perros, estos le preguntaron:

-- ¿Cuánto has comido en la fiesta, amigo?

-- De tanto beber, -- contestó -- tanto me he embriagado, que ya ni siquiera sé por donde he salido.

Moraleja:

No te confíes de la generosidad que otros prodigan con lo que no les pertenece.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic


lunes, 28 de diciembre de 2015

El hombre al que mordió un perro - Esopo



Un perro mordió a un hombre, y éste corría por todos lados buscando quien le curara.

Un vecino le dijo que mojara un pedazo de pan con la sangre de su herida y se lo arrojase al perro que le mordió. Pero el hombre herido respondió:

--¡Si así premiara al perro, todos los perros del pueblo vendrían a morderme!

Moraleja:

Grave error es alagar la maldad, pues la incitas a hacer más daño todavía.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 27 de diciembre de 2015

Los perros hambrientos - Esopo



Vieron unos perros hambrientos en el fondo de un arroyo unas pieles que estaban puestas para limpiarlas; pero como debido al agua que se interponía no podían alcanzarlas decidieron beberse primero el agua para así llegar fácilmente a las pieles.

Pero sucedió que de tanto beber y beber, reventaron antes de llegar a las pieles.

Moraleja:

Ten siempre cuidado con los caminos rápidos, pues no siempre son los más seguros.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 26 de diciembre de 2015

Los dos perros - Esopo



Un hombre tenía dos perros. Uno era para la caza y otro para el cuido. Cuando salía de cacería iba con el de caza, y si cogía alguna presa, al regresar, el amo le regalaba un pedazo al perro guardián. Descontento por esto el perro de caza, lanzó a su compañero algunos reproches: que sólo era él quien salía y sufría en todo momento, mientras que el otro perro, el cuidador, sin hacer nada, disfrutaba de su trabajo de caza.

El perro guardián le contestó:

-- ¡ No es a mí a quien debes de reclamar, sino a nuestro amo, ya que en lugar de enseñarme a trabajar como a ti, me ha enseñado a vivir tranquilamente del trabajo ajeno!

Moraleja:

Pide siempre a tus mayores que te enseñen una preparación y trabajo digno para afrontar tu futuro, y esfuérzate en aprenderlo correctamente.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 25 de diciembre de 2015

El lobo flautista y el cabrito - Esopo



Un cabrito se rezagó en el rebaño y fue alcanzado por un lobo que lo perseguía. Se volvió hacia éste y le dijo:

-- Ya sé, señor lobo, que estoy condenado a ser tu almuerzo. Pero para no morir sin honor, toca la flauta y yo bailaré por última vez.

Y así lo hicieron, pero los perros, que no estaban lejos, oyeron el ruido y salieron a perseguir al lobo.

Viendo la mala pasada, se dijo el lobo:

-- Con sobrada razón me ha sucedido esto, porque siendo yo cazador, no debí meterme a flautista.

Moraleja:

Cuando vayas a efectuar una nueva actividad, antes ten en cuenta tus capacidades y las circunstancias, para valorar si puedes salir adelante.


Otros blogs que te pueden interesar.



Image and video hosting by TinyPic

jueves, 24 de diciembre de 2015

El lobo y el cabrito encerrado - Esopo



Protegido por la seguridad del corral de una casa, un cabrito vio pasar a un lobo y comenzó a insultarle, burlándose ampliamente de él.

El lobo, serenamente le replicó:

-- ¡Infeliz! Sé que no eres tú quien me está insultando, sino el sitio en que te encuentras.

Moraleja:

Muy a menudo, no es el valor, sino la ocasión y el lugar, quienes proveen el enfrentamiento arrogante ante los poderosos.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic


miércoles, 23 de diciembre de 2015

El lobo y el perro dormido - Esopo



Dormía plácidamente un perro en el portal de una casa. Un lobo se abalanzó sobre él, dispuesto a darse un banquete, cuando en eso el perro le rogó que no lo sacrificara todavía.

-- Mírame, ahora estoy en los huesos -- le dijo --; espera un poco de tiempo, ya que mis amos pronto van a celebrar sus bodas y como yo también me daré mis buenos atracones, me engordaré y de seguro seré un mejor manjar para tu gusto.

Le creyó el lobo y se marchó. Al cabo de algún tiempo volvió. Pero esta vez encontró al perro durmiendo en una pieza elevada de la casa. Se puso delante de él y le recordó al perro lo que habían convenido. Entonces el perro repuso:

-- ¡Ah lobo, si otro día de nuevo me ves dormir en el portal de la casa, no te preocupes por esperar las bodas!

Moraleja:

Si una acción te lleva a caer en un peligro, y luego te logras salvar de él, recuerda cual fue esa acción y evita repetirla para no volver a ser su víctima.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 22 de diciembre de 2015

El lobo y el labrador - Esopo



Llevó un labrador su yunta de bueyes al abrevadero.

Caminaba por ahí cerca un lobo hambriento en busca de comida.

Encontró el lobo el arado y empezó a lamer los bordes del yugo, y enseguida y sin darse cuenta terminó por meter su cabeza adentro. Agitándose como mejor podía para soltarse, arrastraba el arado a lo largo del surco.

Al regresar el labrador, y viéndolo en esta actividad le dijo:

-- ¡Ah, lobo ladrón, que felicidad si fuera cierto que renunciaste a tu oficio y te has unido a trabajar honradamente la tierra!

Moraleja:

A veces, por casualidad o no, los malvados parecieran actuar bien, mas su naturaleza siempre los delata.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic


lunes, 21 de diciembre de 2015

El lobo herido y la oveja - Esopo



Un lobo que había sido mordido por unos perros, yacía en el suelo todo malherido. Viendo la imposibilidad de procurarse comida en esa situación, pidió a una oveja que pasaba por allí que le llevara un poco de agua del cercano río.

-- Si me traes agua para beber -- le dijo --, yo mismo me encargaré de mi comida.

-- Si te llevo agua para beber -- respondió la oveja --, yo misma asistiré a tu cena.

Moraleja:

Prevé siempre el verdadero fondo de las aparentemente inocentes propuestas de los malhechores.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic


domingo, 20 de diciembre de 2015

El lobo harto y la oveja - Esopo



Un lobo harto de comida y ya sin hambre, vio a una oveja tendida en el suelo. Dándose cuenta que se había desplomado simplemente de terror, se le acercó, y tranquilizándola le prometió dejarla ir si le decía tres verdades.

Le dijo entonces la oveja que la primera verdad era que preferiría no haberlo encontrado; la segunda, que como ya lo encontró, hubiera querido encontrarlo ciego; y por tercera verdad le dijo:

-- ¡Ojalá, todos los lobos malvados, murieran de mala muerte, ya que, sin haber recibido mal alguno de nosotras, nos dan una guerra cruel!

Reconoció el lobo la realidad de aquellas verdades y dejó marchar a la oveja.

Moraleja:

Camina siempre soportado en la verdad, y ella te abrirá los caminos del éxito, aún entre adversarios.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 19 de diciembre de 2015

El lobo y el pastor - Esopo



Acompañaba un lobo a un rebaño de ovejas pero sin hacerles daño. Al principio el pastor lo observaba y tenía cuidado de él como un enemigo. Pero como el lobo le seguía y en ningún momento intentó robo alguno, llegó a pensar el pastor que más bien tenía un guardián de aliado.

Cierto día, teniendo el pastor necesidad de ir al pueblo, dejó sus ovejas confiadamente junto al lobo y se marchó.

El lobo, al ver llegado el momento oportuno, se lanzó sobre el rebaño y devoró casi todo.

Cuando regresó el pastor y vio todo lo sucedido exclamó:

-- Bien merecido lo tengo; porque ¿de dónde saqué confiar las ovejas a un lobo?

Moraleja:

Nunca dejes tus valores al alcance de los codiciosos, no importa su inocente apariencia.

Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 18 de diciembre de 2015

El lobo y el perro - Esopo



Se encontró un lobo con un corpulento perro sujeto por un collar, y le preguntó:

-- ¿Quién te ha encadenado y quién te ha alimentado de esa forma?

-- Mi amo, el cazador -- respondió el perro.

-- ¡Que los dioses nos libren a los lobos de semejante destino! Prefiero morir de hambre a tener que cargar tan pesado collar.

Moraleja:

Vale más el duro trabajo en libertad, que el placer en esclavitud.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 17 de diciembre de 2015

El lobo y el león - Esopo



Cierta vez un lobo, después de capturar a un carnero en un rebaño, lo arrastraba a su guarida.

Pero un león que lo observaba, salió a su paso y se lo arrebató.

Molesto el lobo, y guardando prudente distancia le reclamó:

-- ¡Injustamente me arrebatas lo que es mío!

El león, riéndose, le dijo:

-- Ajá; me vas a decir seguro que tú lo recibiste buenamente de un amigo.

Moraleja:

Lo que ha sido mal habido, de alguna forma llegará a ser perdido.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 16 de diciembre de 2015

El lobo y el asno - Esopo



Un lobo fue elegido rey entre sus congéneres y decretó una ley ordenando que lo que cada uno capturase en la caza, lo pusiera en común y lo repartiese por partes iguales entre todos; de esta manera ya no tendrían los lobos que devorarse unos a otros en épocas de hambre.

Pero en eso lo escuchó un asno que estaba por ahí cerca, y moviendo sus orejas le dijo:

-- Magnífica idea ha brotado de tu corazón, pero ¿por qué has escondido todo tu botín en tu cueva? Llévalo a tu comunidad y repártelo también, como lo has decretado.

El lobo, descubierto y confundido, derogó su ley.

Moraleja:

Si alguna vez llegas a tener poder de legislar, sé el primero en cumplir tus propias leyes.



Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 15 de diciembre de 2015

El lobo y el caballo - Esopo



Pasaba un lobo por un sembrado de cebada, pero como no era comida de su gusto, la dejó y siguió su camino.

Encontró al rato a un caballo y le llevó al campo, comentándole la gran cantidad de cebada que había hallado, pero que en vez de comérsela él, mejor se la había dejado porque le agradaba más oír el ruido de sus dientes al masticarla.

Pero el caballo le repuso:

-- ¡Amigo, si los lobos comieran cebada, no hubieras preferido complacer a tus oídos sino a tu estómago!

Moraleja:

No se debe creer a ningún malvado, aunque parezca actuar como bueno.


Otros blogs que te pueden interesar.


Image and video hosting by TinyPic