.




domingo, 22 de abril de 2018

Los caracoles



El hijo de un pescador fué a los acantilados para proveerse de unos caracoles.

Cuando tuvo algunos, encendió una fogata y comenzó a asarlos, pues tenía hambre.

Los infelices comenzaron a rechinar sobre el fuego en lenta agonía. Al escucharlos, el adolescente exclamó:

—¡Diablos de animales! Los estoy quemando vivos y ellos se ponen a cantar.

El pequeño pescador, sin salir de su asombro, relató a su padre lo ocurrido, y este le respondió:

—No te extrañes, hijo mío. En la vida, muchos se sacrifican por el bien de los demás.

Nada en la vida da más paz, que hacer bien a los demás.



lunes, 9 de abril de 2018

La alondra moñuda



Volaba despreocupadamente una alondra moñuda, cuando de repente divisó desde el aire un enorme campo de trigo, en el que crecían las espigas más hermosas que había visto en su pequeña y corta existencia. Tras mucho pensarlo, bajó rápidamente para verlas más de cerca y comprobar si sus ojos no la habían engañado desde tanta distancia.

Tan entretenida estaba mirándolas que en un descuido una de sus patas fue atrapada por una de las numerosas trampas que había puesto el agricultor para evitar que los pájaros como ella acudieran hasta allí y se comieran la totalidad de su cosecha.

Al verse en esta lamentable situación, de la que le parecía imposible salir por sí misma, la alondra dijo suspirando:

-¡Infeliz alondra! Tú que nunca has deseado llevarte ni el oro, ni la plata, ni las joyas más valiosas del mundo, te ves ahora en una situación tan penosa. ¿De verdad te merecía tanto la pena un minúsculo grano de trigo para abandonar tu cómoda y feliz existencia surcando los cielos?.

No te arriesgues a un enorme peligro si el beneficio es insignificante.



jueves, 5 de abril de 2018

El oso y la zorra



Una zorra observo que un oso pasó de largo junto al cadáver de un hombre, actitud que la obligó a decirle:

—¿No te das cuenta, amigo, que dejas de lado una buena presa?

Entonces el oso, con aspecto cansado, le respondió:

—Tanta es mi consideración por el género humano que jamás tocaría el cadáver de un hombre ni menos el de una mujer.

La zorra, sorprendida por el razonamiento, inusual en un carnicero, contesto con solapada cortesía:

—Tu consideración seria muy apreciable si pudiéramos conseguir que experimentes por los vivos el mismo respeto que le merecen los muertos.


Tan importante es el vivo, como el venerado difunto.



sábado, 31 de marzo de 2018

El asno y la perrita faldera



Un granjero fue un día a sus establos a revisar sus bestias de carga: entre ellas se encontraba su asno favorito, el cual siempre estaba bien alimentado y era quien cargaba a su amo. Junto con el granjero venía tambien su perrita faldera, la cual bailaba a su alrededor, lamía su mano y saltaba alegremente lo mejor que podía. El granjero reviso su bolso y dio a su perrita un delicioso bocado, y se sento a dar ordenes a sus empleados. La perrita entonces saltó al regazo de su amo y se quedó ahí, parpadeando sus ojos mientras el amo le acariciaba sus orejas.

El asno celoso de ver aquello, se soltó de su jáquima y comenzó a pararse en dos patas tratando de imitar el baile de la perrita. El amo no podía aguantar la risa, y el asno arrimándose a él, puso sus patas sobre los hombros del granjero intentando subirse a su regazo. Los empleados del granjero corrieron inmediatamente con palos y horcas, enseñándole al asno que las toscas actuaciones no son cosa de broma..

No nos dejemos llevar del mal consejo que siempre dan los injustificados celos. Sepamos apreciar los valores de los demás.



lunes, 26 de marzo de 2018

El murciélago y el jilguero



Cierta vez, un Jilguero que estaba encerrado en una jaula cerca de una ventana, y cantaba melodiosamente de noche. Un día, un Murciélago oyó su canto desde lejos, y se acerco para verlo. Cuando llegó, preguntó al Jilguero por qué cantaba sólo de noche.

"No es por simple razón amigo Murciélago, antes de que me atrapen, cantaba mucho de día, pero ahora, ya aprendí a ser prudente." El Murciélago le respondió:

Amigo, debiste ser prudente antes de que te capturen, mas no ahora que estás muy bien enjaulado."

La prudencia es para vivirla antes de caer en el error, 
no para después de la desgracia.



miércoles, 21 de marzo de 2018

Los murciélagos y las comadrejas



Cayó un murciélago a tierra y fue apresado por una comadreja. Viéndose próximo a morir, imploró el murciélago por su vida. Le dijo la comadreja que no podía soltarle porque de nacimiento era enemiga de los pájaros. El murciélago replicó que no era un pájaro sino un ratón, librándose con esta astucia.

Algún tiempo después volvió a caer de nuevo en las garras de otra comadreja, y le suplicó que no lo devorara. Contesto esta comadreja que odiaba a todos los ratones. El murciélago le afirmó que no era ratón sino pájaro. Y se libró así por segunda vez.


Sepamos siempre adaptarnos a las circunstancias del momento si deseamos sobrevivir, en cualquier rama de la vida que actuemos.



viernes, 16 de marzo de 2018

La gaviota, el espino y el murciélago



Una vez, se unieron una Gaviota, un Murciélago y un espino para dedicarse juntos a un negocio. El Murciélago se prestó dinero, el Espino unas telas, y la Gaviota, llevó una buena cantidad de cobre. Teniendo sus bienes listos, se hicieron a la mar en un barco, pero al poco rato, apareció un torbellino enorme que hundió el barco y con el, la carga de estos tres amigos que apenas, pudieron salvar sus vidas.

Desde entonces, la Gaviota vuela siempre al acecho por las orillas del mar, en busca de su cobre si por esta lo arroja; el murciélago, sólo sale de noche para huir de sus demandantes y para alimentarse; y el Espino, apresa la ropa de los viajeros tratando de reconocer si son sus telas.

Siempre volvemos a lo que es de nuestro verdadero interés.